Una marca fuerte evoca confianza y competitividad

competitividad1La crisis y la tecnología nos llevan a una tensión de precios con nuevos modelos de negocio y de cliente. Tanto en los mercados de consumo como en los industriales, contar con una enseña poderosa es garantía de éxito y la construcción de valor de marca exige alinear a toda la organización.

La crisis de la que macroeconómicamente estamos saliendo y un entorno en el que hay más tecnología son factores que están dando lugar a nuevos modelos de negocio y de clientes. Desde 2007, la mitad de los ciudadanos han mantenido su poder adquisitivo, pero el porcentaje de ellos que ha cambiado su patrón de compra ronda el 100 %. Cambia la forma en la que consumimos y, aunque la masa monetaria se ha incrementado, se ha desplomado el número de transacciones, realidad que eleva el valor que damos al dinero y, por tanto, produce una exigencia mayor hacia las compañías que demandan dinero a cambio de sus productos y servicios. Esta caída en la velocidad del dinero provoca el estrechamiento de los mercados, y tanto en sectores de consumo como de B2B caben menos competidores para cada categoría de productos, algo que inevitablemente tensiona los precios.

La noticia aquí:

Juan SCB

No comments yet.

Deja un comentario

© Directivos de España 2017