El poder del ímpetu es evidente en el ranking 2017 de los directores ejecutivos con mejor rendimiento del mundo, una lista que es notablemente congruente con la clasificación del año pasado. Dos de los tres principales CEO de este año se encontraban entre los tres primeros líderes en 2016; 16 de los 25 primeros estaban en el cuartil superior. Repiten 72 de los 100 directivos del año pasado y 23 aparecen por cuarto año consecutivo. De los 28 directores ejecutivos que desaparecen de la lista desde el año pasado, 11 es porque se han jubilado. (La mayoría del resto, incluidos los CEO de Heineken y Vodafone, salen debido a una caída significativa en el precio de las acciones). De media, estos 100 CEO generaron un retorno del 2.507 % sobre las acciones (ajustado a los efectos del tipo de cambio) durante un periodo de 17 años, con un retorno medio anual del 21 %.

Hay razones para esta coherencia. A diferencia de las clasificaciones que se basan en evaluaciones subjetivas y métricas a corto plazo, esta lista se basa en mediciones objetivas del desempeño a lo largo de todo el periodo que un director general está en el cargo; cifras que a menudo se mantienen estables. Seguimos viendo el ranking como un trabajo continuo y se buscan formas de mejorar la metodología, pero este año no se ha realizado ningún cambio en el sistema de medición, lo que explica en parte la falta de grandes sorpresas.

La noticia aquí:

Captura de pantalla 2017-11-14 a las 9.56.44