“La Fábula de la Recompensa del Esfuerzo”

“Un hombre encontró un capullo de una mariposa y lo llevó a su casa para observar a la mariposa cuando saliera del capullo.

Un día notó un pequeño orificio en el capullo, y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por poder salir. El hombre la vio que forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño agujero, hasta que llegó un momento en el que pareció haber cesado de forcejear, pues aparentemente no progresaba en su intento. Parecía como que se había atascado.

Entonces el hombre, sintiendo lástima, decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera corto al lado del agujero para hacerlo más grande, y ahí fue que por fin la mariposa pudo salir del capullo.

Sin embargo, al salir la mariposa tenía el cuerpo muy hinchado y unas alas pequeñas y dobladas.

El hombre continuó observando, pues esperaba que en cualquier instante, las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para soportar al cuerpo, el cual se contraería al reducir lo hinchado que estaba.

Ninguna de las dos situaciones sucedieron y la mariposa solamente podía arrastrarse en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas. Jamás logró volar.

Lo que el hombre, en su bondad y apuro, no entendió fue que la restricción de la apertura del capullo y el esfuerzo de la mariposa por salir por el diminuto agujero, eran parte natural del proceso que forzaba fluídos del cuerpo de la mariposa hacia sus alas, para que alcanzacen el tamaño y fortaleza requeridos para volar.

Al privar a la mariposa de la lucha, también le fue privado su desarrollo normal.

Moraleja: Si se nos permitiese progresar en todo sin obstáculos, nos convertiríamos en inválidos. No podríamos crecer y ser tan fuertes como podríamos haberlo sido através del esfuerzo y la constancia.

Cuantas veces hemos querido tomar el camino fácil para salir de dificultades, tomando esas tijeras y recortando el esfuerzo para encontrarnos al final un resultado insatisfactorio, y a veces desastroso.

¡Sí, luchemos y esforcémonos por alcanzar metas!.

Entradas similares: Cuento Indú de la Vasija Agrietada.

Fuente: Publicado Directivos de España | Linkedin por José Manuel Santiago Merino.

¿Te ha gustado el corto?

¿Conoces algún otro digno de mencionar?

Redactor IDG

6 Responses to “La Fábula de la Recompensa del Esfuerzo”

  1. Fernando 1 julio, 2012 at 12:18 #

    Me ha encantado. Compartido por Twitter.

  2. Valeriano Vila Colomer 4 julio, 2012 at 12:16 #

    Existe una actitud generalizada en España, de exigir a la Administración, ayudas para cualquier cosa, asociaciones varias, fiestas,…(incluso para cosas serias e importantes-sanidad-educación,…)
    Esto hace que la sociedad en general, al estar esperando dichas ayudas,pierda la ilusión y capacidad para conseguirlas.

    “La Fábula de las Recompensa del Esfuerzo”,nos da a entender que es necesario volver a la cultura del esfuerzo para poder salir de la recesión en la que nos encontramos.

    Se necesita un cambio de mentalidad por parte de todos,políticos, empresarios, sindicatos y trabajadores.
    Pensar que tenemos que trabajar más y ganar menos, para poder ser competitivos, y no acabar como la mariposa, dando vueltas y vueltas a las cosas sin avanzar en el desarrollo que seria natural en cada caso.

  3. Javier Perez 16 julio, 2012 at 20:42 #

    Que verdad, como un templo. El mejor aprendizaje el de buscarte la vida aunque una manilla de cez en cuando, se agradece

  4. Flor 23 julio, 2012 at 11:45 #

    Está muy bien, es el proceso natural de desarrollo de los seres vivos. Creo que en la vida hay que esforzarse siempre para conseguir objetivos, cada objetivo exige una cantidad de esfuerzo determinado en mas o menos medida, siempre y cuando dependa de uno mismo, pero cuando la medida del esfuerzo se ve duplicada y triplicada por la ineptitud de que otros hagan mal su trabajo, la cosa cambia.
    Pasada esta fábula al plano político que estamos viviendo la única enseñanza que yo voy a sacar es que los ciudadanos debemos implicarnos más en política, desconfiar y controlar de a donde van nuestros impuestos y que se hagan balances de cuentas aptos para ser entendidos por todos.
    Esta crisis la han generado los bancos y el mismo gobierno, los ciudadanos somos victimas de esos abusos, que no nos hagan ser culpables, por que no lo somos, bastante tenemos con llegar a final de mes y nadie te regala nada, así que lucharemos pero esta batalla no es la nuestra, es la de las malas gestiones y del despilfarro.

    Un Saludo.

  5. Daniel Ceillan 26 agosto, 2012 at 21:10 #

    Disiento levemente de la moraleja.

    En cierta forma la “cultura del esfuerzo” occidental nos ha llevado a la “cultura del fracaso, la frustración, el derroche y el desgaste”.

    La cultura del esfuerzo es la máxima del fordismo, movimiento muerto y derrotado por el toyotismo. Que se basa en lo contrario: la minimización del esfuerzo.

    Dado el contexto, me parece que la fábula es excelente, y la tomo, pero para otra aplicación: el respeto por lo natural. Por los procesos naturales.

    Si es cierto que si el gobierno se dedica a ayudar a la gente, lo único que logra es que todos dependan de el, y se muere la economia… pero ese es otro debate…

    Me parece que aquí estamos ante la evidencia del pecado de la soberbia en el Management. Cuando el Manager cree que puede interferir los procesos y mete uña… y termina arruinando todo.

    No creo que la ecuación sea de variables de “esfuerzo”, “obstáculos” y “ayudismo” sino que aquí queda muy bien demostrado que uno no debe “adulterar” procesos naturales. Debe conocerlos, respetarlos y esperarlos.

    Y sobre todo evitar caer en la arquitectura mental psicopática que sostiene que el esfuerzo es un mérito. Ese tipo de arquitecturas, son las que llevan los proyectos al hundimiento. Hay que por lo menos cuestionarlas, y replanteárselo.

    Saluditos!

  6. @FlorPsychedelia 24 febrero, 2013 at 15:42 #

    http://t.co/XwrnfKNkm4 la fábula de la recompensa del esfuerzo

Deja un comentario

© Directivos de España 2017