La innovación en la empresa debe ser proceso, no improvisación

555r

Las empresas privadas y las agencias gubernamentales suelen cometer el error de ver la innovación como un conjunto de actividades sin restricciones ni disciplina. Sin embargo, para que la innovación contribuya al avance de las empresas y los órganos públicos debe diseñarse como un proceso, desde el principio hasta su implementación.

Cuando las organizaciones carecen de un proceso de innovación formal, las aprobaciones de proyectos tienden a basarse en quién hace la mejor demostración, presenta las mejores diapositivas y presiona con más dureza. Quienes proponen una idea o tecnología nueva no tienen ninguna obligación de hablar con los clientes, construir productos mínimos viables, demostrar sus hipótesis y comprender los obstáculos para escalar una idea. Además, cuentan con personas inteligentes y bienintencionadas que se sientan en una comisión para decidir qué ideas merece la pena seguir.

La noticia aquí:

Juan SCB

No comments yet.

Deja un comentario

© Directivos de España 2017