“La Fábula de La Sopa de Piedra” o “Todos tenemos algo que aportar…”

“Cierto día, llegó a un pueblo un hombre y pidió por las casas para comer, pero la gente le decía que no tenían nada para darle. Al ver que no conseguía su objetivo, cambió de estrategia. Llamó a la casa de una mujer para que le diese algo de comer.

– “Buenas tardes, Señora. ¿Me da algo para comer, por favor?”
– “Lo siento, pero en este momento no tengo nada en casa”, dijo ella.
– “No se preocupe – dijo amablemente el extraño -, tengo una piedra en mi mochila con la que podría hacer una sopa. Si Ud. me permitiera ponerla en una olla de agua hirviendo, yo haría la mejor sopa del mundo.
– ¿Con una piedra va a hacer Ud. una sopa? ¡Me está tomando el pelo!
– En absoluto, Señora, se lo prometo. Deme un puchero muy grande, por favor, y se lo demostraré”

La mujer buscó la olla más grande y la colocó en mitad de la plaza. El extraño preparó el fuego y colocaron la olla con agua. Cuando el agua empezó a hervir ya estaba todo el vecindario en torno a aquel extraño que, tras dejar caer la piedra en el agua, probó una cucharada exclamando:

– ¡Deliciosa! Lo único que necesita son unas patatas”.

Una mujer se ofreció de inmediato para traerlas de su casa. El hombre probó de nuevo la sopa, que ya sabía mucho mejor, pero echó en falta un poco de carne.
Otra mujer voluntaria corrió a su casa a buscarla. Y con el mismo entusiasmo y curiosidad se repitió la escena al pedir unas verduras y sal. Por fin pidió: “¡Platos para todo el mundo!”.

La gente fue a sus casas a buscarlos y hasta trajeron pan y frutas. Luego se sentaron todos a disfrutar de la espléndida comida, sintiéndose extrañamente felices de compartir, por primera vez, su comida.

Y aquel hombre extraño desapareció dejándoles la milagrosa piedra, que podrían usar siempre que quisieran hacer la más deliciosa sopa del mundo.”

Moraleja: Con la cooperación se alcanzan resultados notables, aún cuando se parta de contribuciones pequeñas, o incluso insignificantes. Esta es la fuerza milagrosa que tiene el COMPARTIR. Cada uno podemos poner alguna de nuestras virtudes al servicio de los demás y el resultado puede ser espectacular.

Entradas similares“Cuento Indú de la Vasija Agrietada” o “Todos tenemos nuestras propias grietas…”

Fuente: Publicado en Directivos de España | Linkedin por José Manuel Santiago Merino.

¿Estás de acuerdo con la moraleja de esta fábula?

¿Puedes citar alguna otra que te haya gustado tanto como esta o más?

Redactor IDG

2 Responses to “La Fábula de La Sopa de Piedra” o “Todos tenemos algo que aportar…”

  1. Juan Francisco Martín Gil 26 julio, 2012 at 18:36 #

    Excelente, hay que «compartirlo» para que todos nos atrevamos a compartir: sinergia, la suma de todo es un resultado diferente y superior a las partes!

  2. Ramon Archanco 18 julio, 2013 at 13:05 #

    Lo complicado Joaquín a mi modo de ver es como trasladar la fabula a la realidad.

    La cooperación, incluso entre competidores, tiene unos beneficios indudables pero la mayor dificultad para poder trabajar de esta manera de crear los incentivos adecuados para que todos se pongan de acuerdo evitando los intereses particulares de cada empresa

    saludos

Deja un comentario

© Directivos de España 2017