Cómo aprender a delegar las tareas menos importantes

445545645Muchos de nosotros conocemos los imprecisos beneficios y propósitos de delegar: crear equipos que puedan compartir la carga de trabajo para que tú puedas hacer el trabajo más importante y que solo tú puedes hacer. Sin embargo, en la práctica no hacemos más que acumular y crear cuellos de botella por mero temor: el trabajo no se hará como debe, tardaré más tiempo en asignar una tarea que en hacerla yo, este trabajo no lo quiere hacer nadie, va a costar demasiado, qué pasa si esta persona es de fiar… y así sucesivamente. Si esta estrategia trae más beneficios que fracasos, ¿por qué en algunas empresas hay jefes o  empleados que tienen exceso de trabajo y no delegan sus funciones? ¿Por qué hay que delegar actividades?

La noticia aquí:

Juan SCB

No comments yet.

Deja un comentario

© Directivos de España 2017